Logotipo + imagen

 
cuadro transparente

Contenido principal de la página

 

  • martes, 04 de septiembre de 2012
    :: ¿POR QUE COMEMOS LO QUE NO DEBEMOS?
    cuadro transparente
    cuadro transparente

    Esta mañana en consulta hablaba con Juan sobre la influencia del cerebro a la hora de controlar nuestras emociones y nuestra manera de comer.

     

    Juan es un paciente que se dedica a investigar y entre bromas le invitaba a que investigase sobre cómo actuar a nivel cerebral para poder controlar nuestros impulsos a la hora de comer.

     

    Muchas veces comemos más de la cuenta, con un hambre difícil de controlar. Otras sin embargo comemos sin hambre, pero un impulso irrefrenable nos empuja a comer de una manera desmedida…

     

    En este artículo haremos una reflexión para aprender a escuchar a nuestro organismo y saber diferenciar cual es la situación que nos lleva a descalabrar la dieta y no conseguir nuestro objetivo de mantener un peso saludable.

     

    Para ello es necesario saber distinguir si realmente tenemos hambre o es el estado emocional el que nos hace comer.

     

    Debemos diferenciar cuales son las situaciones emocionales que nos incitan a comer: el estrés, compañías no deseadas, situaciones de la vida negativas, aburrimiento, nervios, dietas excesivamente duras…y tratar de evitarlas.

     

    Las investigaciones sobre cómo actuamos a la hora de comer indican que no somos nosotros los que tenemos poca fuerza de voluntad sino que es nuestro cerebro quien nos da la orden de comer y así asegurarse el combustible necesario para funcionar.

     

    Ser consciente de ello nos ayudará a regular nuestro comportamiento alimentario, de manera que entenderemos la importancia de las 5 comidas diarias y el evitar las “dietas milagro” para adelgazar, y así mantener nuestro cerebro “a raya”.

     

    El cerebro también nos genera una serie de excusas para que abandonemos la dieta y así éste recibir su alimento, como pueden ser “comer es el único placer”, “empezaré la dieta el lunes”, “en este momento estoy agobiado y el comer me relaja”….

     

    Para hacer frente a esta situación podemos dar mensajes a nuestro cerebro del tipo “puedo conseguirlo”, puedo conseguir ser constante en las pautas adquiridas en el adelgazamiento. Una vez que estemos convencidos de que podemos adelgazar y mantenernos en la dinámica adquirida, nuestro cerebro modificará su actitud.

     

    Debemos creer que el adelgazamiento no es un mero capricho sino que es esencial para mantenernos sanos. Es una necesidad para sentirnos bien y prevenir las enfermedades más frecuentes de nuestra sociedad, incluso el cáncer.

     

    Hay también otros factores que hacen que comamos más cantidad como puede ser el comer de pie o cenar frente al televisor.

     

    También comer rápido hace que comamos más, ya que son necesarios 20 minutos desde que empezamos a comer para que el cerebro dé la orden de saciedad.

     

    El cansancio y la falta de sueño son factores que también contribuyen a que comamos más cantidad de la necesaria. Por este motivo se recomienda 7-8 horas de sueño al día ya que si dormimos poco, nos levantamos con los niveles hormonales encargados de la saciedad más bajos y los que hacen que tengamos hambre más altos.

     

    Desde el punto de vista dietético controlaremos mejor nuestro comportamiento alimentario con la presencia de hidratos de carbono en la dieta en cantidad moderada, con abundante presencia de verduras acompañando a todos nuestros platos, incluyendo además alimentos ricos en triptófano y magnesio.

     

    Los alimentos ricos en magnesio son las frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

     

    El triptófano se encuentra en las proteínas animales: carnes, pescados, huevos, leche y derivados.

     

    Es decir, una dieta variada sin excluir ningún alimento nos ayudará a regular nuestro comportamiento alimentario.

     

    El ejercicio nos ayudará a aumentar la autoestima, dando mensajes positivos a nuestro cerebro para mantener una dieta sana y equilibrada por lo tanto será el aliado perfecto para luchar contra la ansiedad.

     

    Está científicamente demostrado que el ejercicio de intensidad moderada, realizado de manera constante nos ayuda a liberar sustancias que nos relajan y nos hacen sentir bien ayudándonos a regular el comportamiento de nuestro cerebro para mantener así unas pautas de alimentación sanas.

     

    Nada mejor que una “terapia de grupo” para aprender a manejar estas situaciones, poder compartir esos miedos al fracaso, la necesidad de poner un orden en la dieta, liberar el sentimiento de culpa, la frustración… con personas que están luchando contra esa lacra que es la obesidad, la pandemia del siglo XXI, principal causa de enfermedad y muerte en nuestra sociedad.

     

    El día 27 de septiembre a las 19:00 en la consulta de Zarautz, se dará el primer encuentro para poder charlar sobre la relación de las emociones con la dieta.

     

    Estáis todos invitados, debiendo confirmar la asistencia.

     

     

     



        Enlace: no hay ningún enlace para este comentario.   |   Comentarios (12)
    cuadro transparenteCompartir en Facebookcuadro transparenteCompartir Twittercuadro transparenteCompartir Delicious
    cuadro transparente
     


Datos de Contacto

* ZARAUTZ | AV GIPUZKOA 60 D-1º A | * ARRASATE-MONDRAGON | KALEALDEA, 11 BAJO | * DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN | AV LIBERTAD, 38 1º A