Logotipo + imagen

 
cuadro transparente

Contenido principal de la página

 

  • domingo, 24 de abril de 2011
    :: CUIDARSE DESPUES DE LAS FIESTAS
    cuadro transparente
    cuadro transparente

    El ambiente festivo de estos días, las reuniones con familia y amigos, el relax, las ganas de desconectar y de evitar cualquier obligación, incluidas las dietéticas, ha hecho que rompamos la dinámica que tan fácilmente llevábamos días atrás, antes de las vacaciones.

                                                     

    Sabemos que para estar bien, es necesaria una constancia.

     

    El hecho de cuidarse “es para siempre”, y eso es lo que más cuesta respetar.

     

    Por este motivo, sería ingenuo e incluso engañoso, el pensar que dentro de esa dinámica bien llevada, de constancia y de buen hacer, no existan esos días en los cuales por cualquier motivo (en este caso las vacaciones), rompamos las normas y tengamos una actitud que nos recuerde que no hemos cambiado, que el hecho de haber bajado unos kilos no es sinónimo de un cambio del metabolismo, ni nos hace inmunes contra esos alimentos con grasas y azucares que suponen un aporte calórico indeseado, pero que tanto placer nos proporcionan.

     

    De hecho considero que es una actitud inteligente aquella, que nos permita diferenciar en qué situaciones debemos cuidarnos y en cuáles podemos disfrutar de unos días diferentes.

     

    La misma, que va a hacer que después de los días de fiesta volvamos a unas pautas  que nos permitan ser otra vez dueños de nosotros mismos, teniendo el control de una situación que nos es fácil respetar, porque hemos aprendido que para cuidarse hay que comer de todo, los menús deben ser ricos y variados, y que no se pasa hambre si uno se organiza bien.

     

    Os voy a recordar unos consejos prácticos para que os resulte fácil empezaros a cuidar.

     

    Ya se acaban las vacaciones, y así como volvemos al trabajo diario tras un parón de unos días, vamos a volver también a comer de una manera equilibrada después de unos días de desorden y excesos.

     

    Para ello, lo primero que vamos a hacer es ir de compras para tener la despensa y el frigorífico con todo lo necesario para poder llevar a cabo una comida equilibrada.

     

    Empezaremos cuanto antes la práctica del ejercicio, ya que este hecho va a ayudarnos a respetar mejor la dieta, a ser más benévolos con nosotros mismos a la hora de juzgar nuestra imagen corporal después de los excesos, y a conseguir recuperar lo logrado antes de las vacaciones en un tiempo record.

     

    A la hora de elaborar los menús, haremos hincapié en las verduras de efecto depurativo como la calabaza, calabacín, puerro, cebolla, apio, ajo, pimiento, espinaca, acelga, berza.

     

    También esas verduras de sabor amargo que van a facilitar las digestiones, y que nos van a venir muy bien en casos de mal funcionamiento de la vesícula y de digestiones lentas o pesadas, como la alcachofa, endibia, berenjena…

     

    Todos los días tendremos una ración de hidratos de carbono, a base de patatas, pasta, arroz o legumbres, ya que nos proporcionaran la energía suficiente para poder afrontar la vuelta a la vida normal, con fuerzas y buen humor, además de ser unos buenos aliados para controlar el hambre y poder respetar las pautas de la dieta sin problemas.

     

    Para conseguir buenos resultados, no busquemos “atajos”, eliminando los hidratos de carbono. Actualmente gozan de mala fama debido a la presencia de dietas “milagro” a base de proteínas, que no son recomendables y que conducen en poco tiempo a recuperar el peso perdido.

     

    No nos olvidemos del agua, que debe estar presente, en forma de agua, infusiones, caldos de verdura, refrescos light… en una cantidad cercana a los dos litros diarios.

     

    Las fresas son una fruta de temporada, de gran efecto diurético y su aporte calórico dentro de las frutas, es relativamente bajo.

     

    También podemos aprovechar los efectos depurativos de la piña, o el efecto saciante de la manzana.

     

    Pero sabéis que la fruta tiene azúcar y por lo tanto no debemos excedernos de las dos piezas diarias para evitar un aporte calórico excesivo.

     

    Dos o tres lácteos desnatados al día servirán para cubrir nuestras necesidades de calcio y proteínas.

     

    Todo ello se acompañará de dos cucharadas de aceite al día y de todo tipo de hierbas aromáticas, salsa de soja, tamari, salsa agridulce, vinagre, mostaza, ketchup, salsa de yogur, mahonesa light y salsas hipocalóricas que utilizadas a una dosis moderada, servirán para dar sabor a los platos y no caer en la monotonía.

     

    Una forma inteligente de funcionar te conduce a empezar cuanto antes, sin buscar excusas, sabiendo que uno es más feliz siendo coherente consigo mismo.

     

     



        Enlace: no hay ningún enlace para este comentario.   |   Comentarios (0)
    cuadro transparenteCompartir en Facebookcuadro transparenteCompartir Twittercuadro transparenteCompartir Delicious
    cuadro transparente
     


Datos de Contacto

* ZARAUTZ | AV GIPUZKOA 60 D-1º A | * ARRASATE-MONDRAGON | KALEALDEA, 11 BAJO | * DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN | AV LIBERTAD, 38 1º A